ALPI Sustentable y Charly Alberti

ALPI Sustentable y Charly Alberti

disponible-en-appstore

Comenzando con la labor de concientización del problema del AVU y su alto riesgo a la salud, ALPI busca rehabilitar el medio ambiente mientras continúa trabajando para los más necesitados a través de la construcción del Centro de Internación y Rehabilitación Pediátrico.

¿Sabías que el mal uso o reutilización del aceite vegetal usado (AVU) es una amenaza para la salud del consumidor?  El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), afirma que el AVU tiene componentes cancerígenos (acrilamidas y radicales libres) al ser usado más de una vez.

Argentina tiene un consumo elevado de alimentos fritos y es líder mundial en la producción de oleaginosas, principalmente de  soja y girasol.   En la Ciudad de Buenos Aires se consumen miles de toneladas al mes, y la mayoría de estos productos se tiran hacia los conductos fluviales.  El qué hacer con el AVU es un grave problema para los hogares y las industrias que lo consumen.  Existe incluso un mercado negro de reutilización de este aceite, con consecuencias gravísimas para la salud de la población.

Ante dicho problema, ALPI propone dar una solución concreta al uso irresponsable de estos desechos: adquiriendo el AVU de grandes generadores a través de alianzas solidarias entre las industrias del sector hotelero, restaurantes o cocinas industriales para que el mismo pueda reutilizarse como combustible; certificando y garantizando la seguridad del proceso como un agente responsable.

Gracias a una alianza entre ALPI y Advanced Organic Materials (AOM), el AVU recolectado se transformará en biodiesel, siendo esta última organización responsable de su procesamiento y quién se ocupará de vender el producto final para que a través de lo recaudado ALPI destine esa ganancia al Centro de Internación y Rehabilitación Pediátrico, un hospital para chicos con discapacidad de todo el país.

¡30 mil toneladas de aceite para construir el hospital pediátrico de ALPI!

Si contamos con el apoyo de los grandes Generadores de AVU, industrias gastronómicas multinacionales, restoranes, fast foods, hoteles, usuarios industriales, usuarios particulares, etc. podremos cumplir nuestro objetivo. Recaudar los fondos necesarios para el Centro de Internación y Rehabilitación Pediátrico.

Según el INTI, “El sector gastronómico y su industria elaboran la mayor parte de estos alimentos fritos, siendo el principal generador de aceite vegetal usado en fritura”. También señala que, “hoy en día, una porción importante de los AVUs reciben un manejo inadecuado, debido a la falta de información, conciencia y cultura ambiental, sumando a la carencia de sistemas formales del almacenamiento, recolección y aprovechamiento del mismo.”

¿Por qué tomar acción?

Según el INTI:

Los AVUs son residuos que representan un grave peligro para la comunidad. Su disposición en las cloacas genera una fuerte contaminación, además de obstruir los desagües cloacales y pluviales.

Los AVUs tienen componentes cancerígenos (acrilamidas y radicales libres). Su mal uso o reutilización es una amenaza para la salud del consumidor.

La existencia de circuitos informales por los cuales los AVUs vuelven al consumo humano, en mezclas con aceites nuevos y/o en la elaboración de margarinas.

En la actualidad no existe una legislación a nivel nacional sobre este tema por lo cual los generadores de los aceites disponen de ellos a su criterio, sin control.

A nivel internacional, en diversos países, ya se puso en práctica este mecanismo de gestión y es utilizado con éxito, principalmente en la producción de biodiesel.

¿Cuál es la contribución de ALPI en el ámbito de la sustentabilidad?

ALPI considera de vital importancia contribuir positivamente, mediante la expansión de mecanismos de recuperación de productos y reciclaje dentro de una sociedad dada.  El uso adecuado de los residuos contribuirá a mejorar la salud de la población, disminuyendo los efectos nocivos de los desechos. Las acciones planteadas son en pos de fomentar la sustentabilidad, a partir de productos que de otra manera se convertirían en residuos difíciles de tratar y altamente contaminantes.

ALPI reconoce que es fundamental la toma de conciencia como efecto transformador de la sustentabilidad, producido por un mecanismo que recupera productos, los recicla y convierte en algo positivo dentro de una sociedad determinada.